17 may. 2011

La manifestación de la indignación

Hoy, paseando por Sol (donde miles de personas se preparaban para acampar de nuevo desde el movimiento del 15 de Mayo llamado "democracia real ya") me ha dado por pensar.

La gente que me conoce sabe que soy de los que piensa que en este país, para que te presten atención, tienes que "liarla". Me remito a las protestas de los empleados del metro de Madrid, o de los más recientes controladores aéreos. Puede que no esté de acuerdo con lo que reivindican, incluso me indignen sus condiciones (en el caso de los controladores, por ejemplo), pero esta claro, que querían ser oídos y lo fueron oídos.

En la época capitalista, los movimientos sociales se gestaban en la fábricas, en los ochenta, con el lanzamiento de octavillas. En 2011, la idea esta clara. Si hay una manera efectiva de lanzar un mensaje que corra como la pólvora, esa manera es mediante el uso de redes sociales. Y asi ha sido, de las tripas de Twitter o Facebook se ha gestado un moviemiento social del que yo me cuestiono algo...¿Por que no ha ocurrido antes?

No entraré en valoraciones sobre el paro, la economía, etc...La crisis no es algo generado en España, ha sido un ola a nivel mundial, y cualquier partido que estuviera en el poder en este momento le hubiera mojado igualmente. Sinceramente, creo que lo criticable es la manera de actuar de la clase política de España. Partidos con actitudes "poco" democráticas que dirigen la Democrácia, politicos que anteponen sus necesidades a las necesidades comunes, contradición ideológica, y sobretodo, el lanzamiento de críticas y puñaladas de un lado a otro, en lugar de intentar, con la unión, crear un camino mas llevadero para una situación que de por sí ya empieza a desesperar.

Y por eso me alegro, que trás un tiempo demasiado largo de letargo, y supongo que por la cercanía de unas elecciones, al fin se sale a la calle y se protesta, y se grita, y se lucha, por cambiar aquello que no nos gusta. Y aunque es cierto que los que más "llaman la atención" puedan ser indviduos que calificaríamos de "antisistema", yo he visto a todo tipo de gente, de distintas edades y creencias, unirse para gritar "Esta no es mi democracia" o "La clase política vive demasiado lejos de la ciudadanía". Digamos que no se ataca a un partido político en concreto, ni siquiera a un tipo de gobierno. No es la manifestación contra una medida, es la "Manifestación de la Indignación".

¿Que podremos conseguir?. Sinceramente no lo sé. Pero si podemos conseguir, como hablaba un día con mi amigo Poty, que se abrán las listas, y poder poner en el poder, no sólo al partido que nos represente, sino a las personas que nos representen, ya será un paso firme.

Un último ruego. No convirtamos estas manifestaciones en simples macrobotelleos (o macrobotellones), o en escaparates de "A ver quién rompe más botellas y lanza más objetos contra la policía". No le quitemos valor a lo que se está consiguiendo. Quien quiera beber, a su casa. Quien busque bronca, a su casa. Quien no sepa de que va esto, a su casa. Vayáis o no, el 22 hay que votar, y allí, en las urnas, es donde debe nacer la revolución.

11 may. 2011

La casualidad que me llevó a Manderlay.

De vez en cuando, mi curiosidad cinéfila me empuja a, de repente, descubrir a alguno de los realizadores o actores pendientes en mi libreta de "Cosas que deberías haber visto pero por gandul no lo haces".

Hace unos años me dió por descubrir a Charles Chaplin, no es que no lo conociera con anterioridad, pero nunca me había propuesto profundizar en su obra como realizador. Como comprenderéis, salí encantado de la experiencia, y entendí aquella viejuna frase que todo hemos oído alguna vez: "Ya no se hacen comedias como las de antes". Sólo hay que ver "Tiempos modernos" para comprender todo la verdad que esta afirmación contiene.


Tiempo después me propuse hacer un maratón de uno de mis actores favoritos, Marlon Brando. Sólo debo decir que mis ganas de dedicarme a lo que me dedico aumentaron exponencialmente. También mi envidia, puesto que "Un tranvía llamado deseo" es el mayor afrodisíaco para una mujer que he conocido. Marlon is the man.


Y ahora, una serie de afortunadas desdichas, han conseguido que me sumerga en la obra de uno de los más grandes realizadores que el cine ha dado, Alfred Hitchcock.

La primera de estas casualidades es, que justo en el momento en el que terminaba "El gran Gatsby", y pensaba que mi siguiente lectura sería "Crimen y castigo", apareció @MpsMaria y me entregó en un sobre de burbújas, como mi primer regalo de cumpleaños, algo que deseaba desde hace ya tiempo. "El cine según Hitchcock", obra escrita (o como bien dice él mismo, provocado) por François Truffaut. Para quien le pille de sorpresa, este libro recoge una entrevista de 50 horas que el director francés realizo al "maestro del suspense". O lo que viene siendo lo mismo, cine puro y duro, con sus anecdotás, sus trucos, sus ideas...


La segunda de las casualidad fue visitar como de costumbre la sección de DVDs de la Fnac de Callao, y encontrar una edición bastante decente de "Los Pájaros" a un precio de risa. Me resulta extraño no haberme acercado mucho antes tan en profundidad a la filmografía del bueno de Alfred, ya que "Psicosis" y "Encadenados" las considero dos obras maestras de la historia del cine. Así soy yo.

La tercera casualidad es haber puesto la Sexta3 (Bendito canal de cine en abierto con una programación digna de quitarse el sombrero) y encontrarme con que, 20 minutos después de "Indochina", programaban "Rebecca", primera película del director inglés en tierras americanas. Por supuesto, ahora ya es una más que añadir a mi lista.

Y yo, la mar de contento de que las casualidades me lleven a conocer más ampliamente toda la filmografía de este director. Y por si quedaba alguna duda, SI, para mi también es un jodido genio.



PD: Y la semana que viene..."Psicosis" en la filmoteca. O sea, "Psicosis" en pantalla grande. ¡Vamos que nos vamos!