23 jul. 2010

Última función de "SUJETOS"

Hay muchas cosas que me parecen inquietantes ante una "última función". Yo me la tomo como una función más, aunque, inevitablemente, con esa pequeña carga sentimental de saber que, a priori, es la última vez que vas a representar esa escena que tanto éxito tiene, o por otro lado, vas a finiquitar, por fin, de tus cuerdas vocales, esa frase redicha que tanto cuesta. Pero al fin y al cabo sigue siendo una función normal. Casi siempre con un púbico mas benévolo de lo normal, más risas, más paradas, y casi siempre, más lágrimas.

El pasado día 18 fue la última función de "SUJETOS". Tras 11 representaciones se bajo el telón por última vez. Con todo lo que eso conlleva.

La verdad es que, en parte, me ha sorprendido esta recta final. Tras 7 meses y pico de Máster y mes y medio de ensayos, mi amigo y compañero de función Guillermo Llansó y yo llegamos a la conclusión de que, posiblemente, este fuera el trabajo más dificultoso con el que nos habíamos encontrado. Llevabamos varios meses con mal ambiente, guerra de egos (a mi parecer, el mayor de los problemas), confrontaciones estúpidas dentro del reparto.

Guille y yo intentamos mantenernos más o menos al margen de todas estas batallitas (más que nada, porque somos uno neuras y estamos má preocupados de la interpretación que vamos a hacer, que de cualquier acontecimiento mundial, ya sea una bomba H en mitad de la ciudad), pero sabiamos que, o se cambiaba de actitud, o los 12 dias de función iban a ser pesadillescos.

Y aqui viene mi sorpresa. Desde el día del estreno, los ánimos se calmaron, la gente empezó a intentar "soportar" a quien debía soportar. Como que de repente el elenco se dió cuenta de lo que realmente pasaba, y es que por muchas diferencias que existan, este es un trabajo en el que uno no vale sin la ayuda del otro.

Asi que finalmente la función fue bastante exitosa (en serio, bastante más de lo que yo pensaba), se limarón ciertas asperezas, y otras, simplemente se guardaron en un cajón.

En el último aplauso, me permití poder mirar a mi derecha e izquierda, y observar a la gente que me había acompañado durante estos últimos 9 meses. Algunos ya son amigos, a otros, como siempre el destino nos llevara por caminos muy distintos. Pero desde luego, cuando levante a la cabeza para ver y escuchar el último de los aplusos pense: ESPERO VOLVER A VERNOS, EN LOS ESCENARIOS.

Gracias a todos. Ya podeís soltaros.