21 jul. 2011

La inocenia de la infancia

¿Por que será que siempre me han atraido los niños en cine? Desde el punto de vista actoral supongo que me atrae la facilidad de crear personajes de algunos niños (el ejemplo perfecto es Dakota Fanning, que se comió a Spielberg, Cruise y a los mismísimos alienigenas en "La Guerra de los Mundos") o incluso la "madurez" de muchos de ellos (Hace poco descubrí a ese maravilloso niño de "Ladron de bicicletas" (Vittorio de Sica, 1948)...Que joven y viejuno a la vez).
Pero tal vez, lo que más me atrae es que, casi siempre, los niños representan esa parte irracional que todos tenemos, esa parte impulsiva que intentamos contener demasiado a menudo. Y claro, cuando juntamos a niños y violencia, casi siempre da un resultado, cuanto menos, interesante.

Toda esta reflexión viene a raíz de mi visionado de la última ganadora del Oscar a mejor pelicula extranjera "En un mundo mejor" (Susanne Bier, 2010) donde un niño me hizo plantearme más en profundidad la convicción sobre lo politicamente correcto, y sobre "La ley del más fuerte". No
quiero desvelar demasiado sobre la película pero os la recominedo fervientemente.

Al terminar la película, comenté con mi amigo Kiko Prada, los más y los menos de tomarse la ley cada uno por su mano, y sobretodo, la influencia de la educación en los niños, como les afecta verse vejado por su aspecto, o alabado por ser más fuerte que otro, o ver como su padre es humillado por otra persona. ¿Donde nace el sentimineto de venganza?

A la mente me vinieron otras dos grandes películas sobre estos temas. Imprescindibles de cualquier cinéfago como son "Dejame Entrar" (Tomas Alfredson, 2008) o "La Cinta Blanca" (Michael Haneke, 2009). Me parece que estos tres títulos formas una buena referencia para empezar a darle al coco. Recomendadísimos.

12 jul. 2011